Rueda de color

Al MEZCLAR para crear un círculo cromático, los colores primarios se transforman en tonos, encontrando los secundarios a medio camino.

Al cerrarlo, podemos observar los opuestos, curiosamente COMPLEMENTARIOS, para descubrir que relacionándolos, y a veces mezclándolos sin que sea perceptible, un azul puede ser más azul junto a otro naranja más naranja…

Cati Mena, “Círculo cromático”, acuarela.

Con agua y pincel

El lago entre los árboles sucedió después. El planteamiento para esta obra se pensó para proyectar las sombras de un muro en un camino ahora transformado, y Giulia recuerda algo dicho en los talleres de acuarela. Algo así como “la imagen que tenemos es la que queremos”. Contextualizo: En la acuarela, se parte del principio básico de claro a oscuro. El material propone vías de trabajo, abre márgenes sujetos a condiciones. Aún así, los supuestos errores pueden jugarse a favor. Continuar es una opción.

Finalizada la obra, la autora recuerda que la imagen que eligió le servía para practicar algunas de las cualidades de la acuarela, cuando de repente, subió la intensidad del muro a destiempo y lugar. Querer transformarlo es tan sólo otra opción. En la búsqueda, replanteamos planteamiento y Giulia siguió. En el seguir se encontró transformando la tierra en lago y el conjunto de árboles en un bosque rebosante de color, porque quiso.  

Así, decide llamar a la obra ‘Muros líquidos’. Añade: “…por el muro que pudo derretir, como los muros mentales que aparecen delante de una hoja blanca, se difuminan con sólo agua y pincel.”

Giulia Fasano ‘Muri liquidi’