Con los tonos deseados

“Espléndido dictado me dan las lentas hojas vestidas de silencio y amarillo.” Neruda

La acuarela empezó en la calle, por la búsqueda del color-hoja verde aún, los marrones secos ya, los moteados en los bordes, las variaciones de las vetas. Rocío recogió las hojas para multiplicarlas en el papel, cada vez más fluidamente hasta la pregunta del fondo. A veces, es difícil saber si este es blanco o está en blanco.

Si es por no jugársela, se recomienda seguir.

Hojas de Rocío Prieto-Puga

Acto de OBSERVAR en el proceso creativo

Observar es un verbo que llama a mirar con atención el acá. Atender las cualidades del objeto que queremos mostrar para acercarse a un más allá de este, acompaña a un ver “qué” llama, en un interjuego continuo, para un “cómo” trasladarlo al soporte. Así, en el proceso creativo, OBSERVACIÓN es también descubrimiento y una de las palabras en asociación al taller de acuarela.

Iniciando un retrato, Giulia Fasano.

Rueda de color

Al MEZCLAR para crear un círculo cromático, los colores primarios se transforman en tonos, encontrando los secundarios a medio camino.

Al cerrarlo, podemos observar los opuestos, curiosamente COMPLEMENTARIOS, para descubrir que relacionándolos, un azul puede ser más azul junto a otro naranja más naranja…

Cati Mena, “Círculo cromático”, acuarela.

Con agua y pincel

Aparece el recuerdo de algo así como “la imagen que tenemos es la que queremos”. Contextualizo: El lago entre los árboles sucedió después.

Finalizada la obra, Giulia recuerda que eligió la imagen para practicar algunas de las cualidades de la acuarela, cuando el muro subió la intensidad a destiempo y lugar. Querer transformarlo suponía seguir de alguna manera, convertir la tierra en lago y el conjunto de árboles en un bosque rebosante de color. Por eso llama a la acuarela ‘Muros líquidos’ y añade:

“…por el muro que pudo derretir, como los muros mentales que aparecen delante de una hoja blanca, se difuminan con sólo agua y pincel.”

Giulia Fasano ‘Muri liquidi’

A través…

A través puede indicar pasar de un lado a otro, un trasladarse, aquí en un viaje, los peces en el agua. También puede referirse al medio: Este mar a través de la acuarela. En el trayecto, la autora sabe que quiere traspasarlo, junto al movimiento de los peces desde un punto de vista acuático. Para ello, se requiere empezar con agua en el papel para añadir después los colores y llevarlos a la fusión, en el reto de conseguir matices entre las manchas, sin invadirlas. Una vez planteado el itinerario a través, la indispensable atención juega el agua a favor.

Al dar por finalizada esta obra, pronunciamos orgullo como satisfacción por llegar al destino propuesto.

Cati Mena, ‘Mar a través’, Acuarela