¡Botas en el camino!

Para que resulte el acto creativo, algunos pueden bien pensar que necesitan un caballete, pinceles, pinturas, un soporte, conocimientos sobre el círculo cromático, inspiración y lo que muchas de las veces supone un gran impedimento, la apreciada técnica.

Pero si entendemos el acto creativo como una expresión del mundo anímico o transformación, como un viaje desde el contacto con uno mismo para dirigirlo hacia el mundo exterior, tan sólo hace falta empezar, saltar sobre la incertidumbre y la ilusión de control, entregarse y dejarse llevar. En el proceso creativo acontece la inmersión y muy posiblemente, un amar el sentido que uno le da.

Botas en un camino, llenas de herramientas para abordar el acto creativo
Talleresdarte

Bailando el agua en el lienzo

En ese momento en el que aún se busca antes de dar por finalizada la obra, la pregunta de la autora fue: ¿Cómo conseguir el efecto de movimiento en el agua? Nos detuvimos en ella para observar qué es lo que genera el aire, y surgió la respuesta para esta pintura: Primero, un pincel bien pequeño, después, el tono de azul profundo, casi negro, para pasar a una pincelada sutil. Sobre todo, queriendo bailar el agua.

-¡Eso es lo que hacen los flamencos!

La autora pintando las ondulaciones del agua donde están los flamencos
Marta Bernués, ‘Bailando en el agua’, óleo sobre lienzo