A través…

A través puede indicar pasar de un lado a otro, un trasladarse, aquí en un viaje, los peces en el agua. También puede referirse al medio: Este mar a través de la acuarela. En el trayecto, la autora sabe que quiere traspasarlo, junto al movimiento de los peces desde un punto de vista acuático. Para ello, se requiere empezar con agua en el papel para añadir después los colores y llevarlos a la fusión, en el reto de conseguir matices entre las manchas, sin invadirlas. Una vez planteado el itinerario a través, la indispensable atención juega el agua a favor.

Al dar por finalizada esta obra, pronunciamos orgullo como satisfacción por llegar al destino propuesto, sabiendo del esfuerzo puesto en el tiempo por conocer el medio, dialogando.

Cati Mena, ‘Mar a través’, Acuarela

¿Cuándo empezó el principio?

Así como en un principio puede anticipar un algo esperado, los inicios se describen como primer momento de la existencia de una cosa, punto de origen de esta. Aquí el autor, con la dedicación que le caracteriza, empieza a dar volumen a las rocas que ya fueron delineadas en el taller pasado. Antes elegidas entre las fotografías que hizo. Antes paseadas por Formentera, porque antes…  Añado: parte de un proceso.

Después, cuando Tolo dé por finalizada la obra, en el taller dedicaremos primeros momentos para trasladar nuestra mirada.

Tolo Ferragut, “Naciendo la costa…., pintura al óleo

A pinceladas sutiles

Más allá de las características de la acuarela, entre ellas  la capacidad de transparencia, están las propiedades que proporciona quien pinta en los retos que se plantea. En esta obra, el reto de la autora es el azul de las colas. Estas son conocidas por su azul vibrante.

La atención en el gesto juega a favor de la delicadeza en esta acuarela.

Cati Mena, ‘Jóvenes Malurus splendens’

La mar de manchas

El título de esta obra podría haber sido ‘sin título’ o cualquier otro. Es ‘Mar de manchas’ porque es un fondo de acuarelas y sal, y en el fondo, la motivación de la autora se basaba en las ganas de descubrir los colores al agua. En la inmersión resultaron diversas texturas, diferentes efectos sobre papel húmedo o seco, superposiciones de colores en el encuentro con formas…

Si este mar es de manchas, es porque Julia en el fondo descubrió al pez rojo nadando entre las plantas.

Julia Sempere, ‘Mar de manchas’, Acuarela y tinta

Bailando el agua en el lienzo

En ese momento en el que aún se busca antes de dar por finalizada la obra, la pregunta de la autora fue: ¿Cómo conseguir el efecto de movimiento en el agua? Nos detuvimos en ella para observar qué es lo que genera el aire, y surgió la respuesta para esta pintura: Primero, un pincel bien pequeño, después, el tono de azul profundo, casi negro, para pasar a una pincelada sutil. Sobre todo, queriendo bailar el agua.

-¡Eso es lo que hacen los flamencos!

La autora pintando las ondulaciones del agua donde están los flamencos
Marta Bernués, ‘Bailando en el agua’, óleo sobre lienzo