Sobre arteterapia

La arteterapia nace como disciplina terapéutica desde la comprensión de que el lenguaje artístico tiene el valor de conectar con lo anímico, proporcionando un canal para exteriorizar. Desde esta concepción se empieza a trabajar con los procesos creativos, utilizándolos como herramienta para dar expresión a sentimientos, deseos, ideas y temas conflictivos, a veces difíciles de verbalizar. Desde este punto de partida, entre los años 30 y 40 del siglo XX, se sientan las bases para la práctica e investigación en arteterapia, y de un tipo de enseñanza de las artes expresivas.

Parte del artículo publicado en la revisa Enki n31

S, “Saco de rabia”

Bases de arteterapia

P, ‘Saco con espejo’

El arteterapia parte de la producción de imágenes y objetos artísticos, considerando los materiales elementos de juego, mediadores entre el espacio interno y externo. A partir de esta perspectiva, la creación de la obra se entiende como proceso que cuenta con la facultad de situar en el momento y  de narrar sobre lo propio mediante la expresión artística.

En arteterapia, habitualmente este proceso de expresión se da desde un planteamiento no directivo, prescindiendo de la idea de obra-resultado basada en la cuestión visual formal, es decir, de juicios y valoraciones con respecto a ella, en pos de un descubrirse creando. En una vía de trabajo a través del lenguaje del arte, jugando líneas, intensidades, volúmenes y más recursos del medio artístico, se dirige la mirada a lo que sucede durante el acto de creación.

En su desarrollo, se ha propuesto para personas de todas las edades con diversas problemáticas de manera complementaria a tratamientos psicológicos o psiquiátricos. Actualmente también se ofrece como propuesta para desarrollar la creatividad y aprender sobre uno mismo, reconociendo  los beneficios de experimentar la capacidad de crear, de transmitir transformando en ese ir descubriendo un lenguaje propio y con ello, recursos trasladables a otras áreas de nuestras vidas.

Parte del artículo publicado en Enki, n31

Vistas al proceso

Podemos dibujar, pintar, rallar, pegar, borrar, romper, enlazar lo inesperado, un gran etcétera y volver.

Una vez que se empieza el proceso creativo aparecen variables y con ellas pensamientos, nuevas perspectivas, asociaciones, imprevistos, movimientos y más.

En interacción constante entre lo psíquico y lo físico, la comunicación se desarrolla mediante una escucha activa y reflexiva a la vez, permitiendo expresar de otra manera desde otro lugar.

P, ‘Noticias’
P, ‘Noticias y botes’
P, ‘Noticias, botes y rosa blanca’