DIBUJO hacia lo CORPORAL

Estamos acostumbrados a ver pinturas sobre el cuerpo, la mayoría de las veces desde la concepción de disfraz-vestimenta-segunda piel, lo que viene a ser body-art painting. Podemos decir que es una de las opciones a la hora de trabajar artísticamente con el cuerpo, la cual se ha practicado desde tiempos antiguos.

El body-art o arte corporal, se empieza a denominar como tal, a finales de los años 60 y se desarrolla en la década siguiente. La clave principal para su definición es CONSIDERAR EL CUERPO COMO CAMPO DE INVESTIGACIÓN ARTÍSTICA. Es decir, el cuerpo pasa a ser el soporte y la materia base para la creación, tanto físico como psíquico y vital.

Se trabaja en Europa y Estados Unidos. Si bien los artistas, tanto en Europa y Estados Unidos trabajaron a partir de dicha clave, no lo hicieron de la misma manera. De manera general los primeros mostraron una tendencia a considerar el cuerpo como objeto, con componentes dramáticos, y por lo común plasmaron sus creaciones a partir de fotografías, notas y dibujos, es decir, con “documentos estáticos”; los norteamericanos dieron más relevancia a los “documentos dinámicos” como los vídeos o films, dado que por lo común sus trabajos se basaban en la acción y la performance (aunque en Europa también las utilizaron como medio) y partieron de conceptos próximos al minimal y al conceptual.

Revistas como la neoyorquina Avalanche y la francesa arTitudes jugaron un papel esencial en la consolidación del arte corporal.

Así, SEGUIMOS ARTÍSTICAMENTE, sabiendo que una buena noticia puede dibujar una sonrisa en el rostro, que unos calcetines estrechos pueden dibujar tobilleras, unas flores pueden ser un campo silvestre en la cabeza, etc.

Dennis Oppenheim, “Two stage transfer drawing”, 1971.

Publicado por

Marta Parada Mas

Licenciada en Bellas Artes, UB. Máster en Arteterapia, UPF. Miembro del Gabinete Psicoanalítico Palma.